El trabajo del Grupo Operativo ECOINSECT, formado por Cooperativas Agroalimentarias de Granada, CIDAF, ECONATUR, Grupo La Caña y FIDESOL -como colaborador-, se ha presentado en una jornada online organizada por la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) y Food For Life.

La responsable de desarrollo de negocio de Cidaf, Ana Vigil, y la investigadora al cargo del proyecto en este centro, Gloria López, han explicado los objetivos del proyecto ECOINSECT al resto de miembros investigadores del encuentro.

Tal y como ha señalado, las larvas de tenebrio molitor que crecen sobre el excedente de la producción de tomate y pepino de los invernaderos de la Costa Tropical se analizan y se caracteriza su composición nutricional para investigar su potencial como harina funcional empleada en la industria alimentaria.

La suplementación con los excedentes de pepino y tomate, ricos en micronutrientes y compuestos bioactivos, consigue mejorar el perfil nutricional de las larvas y las harinas de insecto al aumentar su contenido en proteínas, ácidos grasos poliinsaturados y varias vitaminas, siendo por lo tanto productos con mayor potencial saludable tras su consumo.

Gloria López explicó a los asistentes al encuentro los métodos empleados por CIDAF para convertir el tenebrio en una harina funcional sin perder propiedades beneficiosas. A través de diferentes análisis se ha demostrado que estas harinas son muy ricas en proteínas, vitaminas y minerales.

El guano de larvas suplementadas también demuestra tener una composición nutricional favorable, siendo semejantes a otros abonos que hay en el mercado actualmente aunque su aplicación al cultivo aún está en proceso de investigación.

Es un sistema de economía circular en el ámbito agrario, ya que de las larvas podemos obtener guano que se usa como abono o fertilizante ecosostenible.

El proyecto está orientado a la optimización de los procesos para reducir el impacto ambiental y mejorar la productividad y eficiencia en el uso de recursos naturales y energéticos de la industria agroalimentaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *